Blog

Precauciones que debes tomar antes de usar un antivirus gratuito

Precauciones que debes tomar antes de usar un antivirus gratuito en Windows

Existen muchas soluciones de seguridad que podemos utilizar en nuestros dispositivos. Algunas son más famosas y conocidas que otras. También las hay de pago recargadas de funciones, o gratuitas, bastante más espartanas. 

E igual que ocurre con otro tipo de software, buena parte de las personas preferimos no tener que pagar.

Sin embargo, mientras que a la hora de descargar un editor de texto gratuito, podemos tomar una decisión equivocada sin demasiadas consecuencias, en el caso del software antimalware, puede resultar peor el remedio que la enfermedad.

En comparación con sus contrapartidas gratuitas, que acostumbran a ser bastante sobrias y sin grandes ostentaciones, los paquetes de pago ofrecen una gran cantidad de características adicionales.

Y muchas veces, sus versiones reducidas sirven para recopilar datos de la máquina del usuario, o para promocionar sus versiones comerciales.

Otros están repletos de anuncios, u ofrecen instalar un montón de software, a menudo innecesario, que no ofrece ningún valor añadido.

Si estás buscando es una protección decente, Windows Defender es suficiente

Las funciones de Windows Defender, junto a algún otro programa gratuito como por ejemplo un administrador de contraseñas, un triturador seguro de archivos y algún complemento para el navegador (si no usas Edge) que detenga las URL maliciosas y las páginas de phishing, son más que suficientes para proteger tu sistema.

En cualquier caso, si eres un kamikaze que se mueve a tumba abierta por internet, ni el mejor antivirus del mundo te va a proteger.

Pero si quieres algo más vistoso deberías evaluar la seguridad y eficacia del software antivirus gratuito

Esta es una tarea esencial para todo usuario que desee proteger su ámbito digital.

La función principal de un software antivirus es detectar, prevenir y eliminar todo tipo de software malicioso. Por lo tanto, es fundamental comprender la eficacia de dicho programa.

En cualquier caso, antes de establecer un software de seguridad gratuito como antivirus predeterminado, hay que tomar algunas precauciones.

Descarga el antivirus del sitio web oficial

Es posible que el programa se pueda descargar desde muchos sitios web con los que nos encontramos al navegar por Internet.

Pero siempre es recomendable hacerlo directamente desde la web oficial del desarrollador. Así, evitaremos instalar software adicional innecesario, o insidiosa publicidad.

Añadir programas adicionales en los ejecutables, es un modelo de negocio llevado a cabo por muchos portales que ofrecen descargas gratuitas de software de terceros, a cambio de que el usuario instale programas de prueba que no ha solicitado.

Lógicamente, reciben un pago por ello.

También nos aseguraremos de obtener la versión más actual del programa y de que no ha sido modificado.

Asegúrate de recibir actualizaciones tanto de las firmas de virus como de las versiones del programa

Puede tratarse de un proyecto gratuito o de código abierto que se suspendió, ya no se actualiza, y probablemente no se actualizará en el futuro.

Esto es algo que no debemos permitirnos con ningún tipo de software, y lo mejor que podemos hacer es comprobar la última fecha en la que se publicó el programa.

Si la fecha es reciente, podemos estar casi seguros de que se trata de un antivirus que sigue recibiendo soporte.

En el caso de los programas de código abierto, hay que fijarse en que etapa de desarrollo se encuentran.

Comprueba sus funciones

Es posible encontrarnos con algunas propuestas de este tipo que a pesar de que se comercializan como gratuitas, en realidad no lo son.

Al leer la letra pequeña, nos damos cuenta de que las funciones del programa no cubren ni el mínimo requerido a un software de este tipo.

Por ejemplo, pueden detectar el malware, pero no eliminarlo a no ser que paguemos por una suscripción, o carecen de protección en tiempo real.

También puede darse el caso de que sean gratuitos solo durante un tiempo determinado, y en este caso, puede que no sea la solución que estamos buscando.

Algunos tienen problemas de desinstalación

Lamentablemente, solo te darás cuenta de ello cuando intentes desinstalarlo.

Es muy posible que esto sea algo con lo que ya te hayas enfrentado en más de una ocasión, y no solo con programas antivirus.

Nos referimos a aplicaciones que, una vez desinstaladas, dejan restos que no podemos eliminar del PC ni con disolvente.

No es algo extraordinario, pero cuando se trata de un programa antimalware, estos restos, pueden impedir que se instale otro programa de seguridad.

«Su navegador está gestionado por su organización»

¿Ha aparecido alguna vez este inquietante mensaje en alguno de tus navegadores, o en las opciones de Windows?

Esto significa que el antivirus ha creado por su cuenta algunas políticas o directivas, como por ejemplo «CookiesBlockedForUrls» o «Java ScriptBlockedForUrls».

Estas configuraciones permanecen, incluso si se ha desinstalado el programa.

Si bien esto no supone ningún riesgo (más bien todo lo contrario), puede ser molesto, ya que se supone que somos nosotros quienes controlamos nuestro sistema.

Que sea respetuoso con la privacidad

El software de seguridad tanto gratuito como de pago sabe mucho sobre nosotros.

Tiene que monitorizar los dispositivos, y la actividad de los usuarios para poder prestar el servicio en condiciones.

Entre otras cosas, que programas ejecutamos, los sitios web que visitamos para protegernos de fraudes, y en algunos casos, nuestra configuración de red.

Esto es así: si queremos seguridad hay que sacrificar un poco de privacidad.

Por lo tanto, a la hora de elegir hay que decantarse por una compañía con un mínimo de ética a la hora de gestionar estos datos.

Y sobre todo asegurarnos que no los ceda ni venda a terceros.

Identifica los falsos antivirus y evita los programas crackeados

Puede que estés navegando por Internet buscando un antivirus gratuito y teclees en tu navegador «Software antivirus gratuito», o un término parecido.

Esto generará una larga lista de URL en tu navegador.

Tambien puede suceder que navegando por la red aparezca de repente una ventana emergente que te advierte sobre alguna amenaza de malware exhortándote a actuar inmediatamente para que descargues un producto antivirus.

Esto ya es muy viejo, y raramente acostumbra a pasar, pero hay que tener cuidado.

Nunca descargues ningún programa fuera de su página web oficial, y evita instalar software antivirus «parcheado» con activadores y cosas parecidas.

El hecho de que parezca confiable no significa que lo sea.

Fuera de las marcas más conocidas, también hay vida. Podemos encontrar un montón de antivirus, con nombres bastante exóticos, pero perfectamente legales, y en algunos casos, disfuncionales.

  • Trellix Stinger.
  • Adlice Diag.
  • Anjav Antivirus.
  • Padvish EPS.

Muchos prometen acabar de manera gratuita con todos los bichos del medio silvestre, sin embargo, podrían llevarte a instalar un software que no sirve para nada.

Y en el peor de los casos, que haga todo lo contrario de lo que promete, y acabes instalando adware o spyware en tu sistema.

Así que nunca vaciles a la hora realizar una investigación a fondo antes de tomar una decisión.

En cualquier caso, busca siempre antivirus de marcas contrastadas y huye de cosas «extrañas».

Conclusión

Algunos antivirus gratuitos ofrecen una protección más que básica contra el malware, y otros tienen características más avanzadas.

Si estás buscando un programa de este tipo, puedes echarle un vistazo a nuestra revisión de antivirus gratuitos.

Pero no deberías confiar solamente en este tipo de software para proteger tu sistema, tus datos y tu privacidad.

Ninguna herramienta antimalware de pago o gratuita, puede detectar y parar todos los ataques, ya que muchos de ellos no se basan en malware tradicional.

Los villanos cada vez se enfocan más en engañar al usuario mediante ingeniería social, para que facilite información privada.

También infectan (mediante exploits) el sistema operativo y las aplicaciones, aprovechando vulnerabilidades no corregidas.

Incluso una página web en la que confías, podría estar comprometida sin el conocimiento de sus propietarios.

Por lo tanto, también necesitas contraseñas seguras, aplicaciones de autentificación en varios factores, cifrado del los datos más sensibles y copias de seguridad periódicas.

Y sobre todo, activar las actualizaciones automáticas del software y el sistema operativo.

Podemos resultar pesados, pero nunca nos cansaremos de repetirlo: Un sistema o una aplicación desactualizados, son una puerta abierta a los exploits.

Temas:

Avisos de seguridad

Otros artículos

Por qué los servicios de proxyware son potencialmente peligrosos
Eraser
¿TikTok recopila demasiados datos?
Consejos de privacidad en TikTok
habilitar y configurar la protección contra ransomware en Windows Defender
Por qué las plataformas CMS son objetivos para los piratas informáticos
Como intentar desaparecer de Internet y de los sitios de búsqueda de personas