Acerca de esta página web

Acerca de esta página web

Basicamente, podríamos definir la seguridad informática como la implementación de tecnologías, procesos y controles, para proteger sistemas, redes, programas, dispositivos y datos contra intrusiones y ataques de malware.

Pero no solo las redes y los sistemas operativos son vulnerables.

Los ciberdelincuentes cada vez se enfocan más en las personas y en los distintos servicios en línea con los que interactúan, por lo que muchas veces, es más fácil engañar a un individuo mediante ingeniería social para que facilite una contraseña, que intentar colar un troyano en su dispositivo que posiblemente será detectado y eliminado por los programas de seguridad actuales.

Para protegerse del malware lo primero es saber como actúa y conocer cómo puede llegar a nuestros equipos e infectarlos.

Otra cosa a tener en cuenta son los distintos tipos de estafas de las que podemos ser víctimas cuando navegamos por internet, o utilizamos servicios en línea como las redes sociales o el correo electrónico.

También la motivación que tienen los diferentes actores involucrados y como perpetran sus fechorías.

Los grupos delictivos de hoy en día actúan como corporaciones donde los roles están perfectamente definidos (spam, control de máquinas comprometidas, exfiltración de datos, venta de la información robada etc.), también buscan constantemente las soluciones técnicas más novedosas y la creación de nuevos mercados.

Para perpetrar sus felonías acostumbran a beneficiarse de jurisdicciones nacionales permisivas o que no cuentan con los marcos legales para combatir el delito informático.

La facilidad de comunicación entre ellos, el anonimato y el acceso a herramientas en el mercado negro para operaciones ilegales, han transformado el ciberdelito en una industria global.

Muchas redes están basadas en compartimentos estancos, y sus miembros rara vez se conocen en persona y, a veces, ni siquiera de forma virtual.

Esta estructura evita que si un grupo es detectados por las fuerzas del orden, el resto estará a salvo.

También hace muy difícil la infiltración en estas organizaciones por parte de miembros de las brigadas de delitos telemáticos de los cuerpos de policía.

Es importante estar preparados para hacer frente a los peligros que pueden surgir en el mundo virtual, del mismo modo que lo hacemos instintivamente en el mundo físico mediante comportamientos aprendidos de manera natural.

Solemos pensar en seguridad informática como algo técnico y complicado, y si nos adentramos en el meollo de la cuestión, puede llegar a serlo, sobre todo si se trata de proteger sistemas y redes corporativas.

Pero como usuarios domésticos, no es necesario adentrarnos en la taxonomía y la terminología especializada cuyo significado raras veces se explica por sí mismo.

Para ello ya existen en internet excelentes páginas web y blogs que abordan esta temática de forma más técnica.

La seguridad al 100% no existe por la sencilla razón de que los humanos nos equivocamos.

Cualquier tecnología también es susceptible de tener errores, unos se identifican y corrigen rápidamente mientras que otros son más complejos y tardan más tiempo en detectarse, así que, lo único que podemos hacer para protegernos es implementar todas las medias de prevención que estén en nuestras manos.

En este sentido, es importante actuar siempre con cautela y ser escépticos, ya que una buena sospecha a tiempo puede ahorrarnos disgustos.

El propósito de esta página es proporcionar una serie de conceptos básicos para ayudar a prevenir las estafas en línea y las infecciones de malware más comunes, tanto en el ámbito doméstico como en el laboral, y brindar información honesta, útil y actualizada sobre temas de privacidad y seguridad en línea.

También encontrarás algunos programas y herramientas gratuitas o de código abierto para intentar mantener tus sistemas y redes a salvo de la mayoría de ataques que los usuarios domésticos podemos sufrir al interactuar en internet.

Nos esforzamos para que toda la información mostrada en esta página sea lo más exacta y veraz posible pero como hemos dicho antes, no estamos exentos de cometer errores.