Blog

¿Tu teléfono te está escuchando?

¿Tu teléfono te está escuchando?

Este es un debate que se prolonga desde hace bastantes años. Los expertos en datos han intentado desacreditar el rumor explicando que la personalización de los anuncios se produce gracias a las inmensas cantidades de información personal que se pueden recopilar a partir de historiales de navegación y herramientas de geolocalización.

Una práctica conocida como publicidad conductual.

Pero cualquiera que haya tenido una conversación con otra persona y luego haya recibido varios anuncios en línea sobre el mismo tema que estaban discutiendo, puede ponerse un poco paranoico.

En este sentido, Meta, propietaria de Facebook e Instagram, insiste en que no utiliza los micrófonos de los dispositivos personales con el fin de captar conversaciones para segregar los anuncios.

«Entendemos que a veces los anuncios pueden llegar a ser tan específicos que da la sensación de que estamos escuchando tus conversaciones a través del micrófono, pero no es así» afirma el gigante de las redes sociales.

Nosotros tenemos muy buena voluntad e intentamos creerles, pero esta empresa (Meta) no tiene precisamente un historial sólido en cuanto a integridad.

Google es bastante más transparente y ofrece una página donde podemos ver (y gestionar) todo lo que registra sobre nosotros.

Otras compañías, como Amazon y Apple, afirman lo mismo.

Y siendo sinceros, no les hace falta escucharnos

Pasamos mucho tiempo en línea, ya sea por motivos de trabajo, para socializar o efectuar compras. 

E indiscutiblemente dejamos un rastro mediante el cual se puede crear un perfil (gustos, aficiones, hábitos de consumo, etc.) bastante ajustado.

Luego, estos perfiles se ofrecen a los anunciantes, que pueden pujar por aquellos que tienen más probabilidades de llegar a comprar sus productos.

Por ejemplo: personas entre 25 y 35 años amantes de los perros.

Por lo tanto, las grandes empresas tecnológicas saben más sobre nosotros de lo que podemos llegar a imaginar (y de lo que algunos de ellos están dispuestos a admitir).

Entonces, ¿nuestros dispositivos móviles nos están espiando?

La respuesta es complicada.

Si bien se han llevado a cabo distintos experimentos, los resultados no prueban una correlación directa entre las conversaciones y el contenido de los anuncios.

Sin embargo, otras investigaciones han revelado (según sus autores) que las sospechas están bien fundadas.  

Pero a día de hoy, no hay ninguna evidencia concluyente que sugiera que los teléfonos móviles estén grabando o escuchando lo que hablamos en el salón de casa, o en la terraza de un bar.

Sin embargo, nuestros dispositivos recopilan una cantidad significativa de datos sobre nosotros

Es cierto que los teléfonos móviles contienen cámaras, un micrófono y muchas otras herramientas que pueden usarse indebidamente en nuestra contra.

Pero si deseamos tomar el control de nuestra privacidad, podemos evitar que las aplicaciones instaladas en nuestros dispositivos nos escuchen.

Elegir qué aplicaciones necesitan realmente acceso a al micrófono, depende de nosotros.

Un inútil y absurdo repelente de mosquitos, no tiene por qué tener acceso a la cámara, al micrófono, y ni mucho menos a nuestros archivos.

Las aplicaciones de asistencia virtual como Siri, Google, Cortana o Alexa, funcionan brindando respuestas a nuestras indicaciones.

Y deben escuchar constantemente para poder detectar las palabras de activación (o los distintos comandos de voz) utilizadas para activar el servicio.

En este sentido, pueden llegar captar accidentalmente pequeños fragmentos de conversaciones si decimos algo que suene parecido a la palabra de activación.

En cualquier caso, la recopilación y el análisis de audio, puede usarse para mejorar los asistentes de voz y garantizar que el software comprenda lo que estamos diciendo.

Cualquier aplicación con acceso a al micrófono también puede escuchar si le damos permiso.

No todos los desarrolladores de aplicaciones (sobre todo gratuitas) son escrupulosos con la privacidad.

Aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Messenger utilizan el micrófono para grabar mensajes de voz o realizar llamadas.

Las aplicaciones de videochat como Zoom o Google Meet usan el micrófono para permitirnos hablar, y otras como Snapchat o TikTok, para añadir sonido a los videos.

Aunque para ello es necesario que les otorguemos los permisos pertinentes.

Por lo tanto, siempre es aconsejable limitar los permisos que otorgamos a las aplicaciones que solicitan acceso al micrófono.

Conclusión

Nosotros opinamos que nuestros teléfonos no nos escuchan en el sentido tradicional de la palabra.

Sin embargo, no pondríamos la mano en el fuego.

A menos que se tenga conocimiento sobre el funcionamiento interno de estas empresas, no hay manera de saber con un 100% de certeza cuál es su verdadero propósito.

Y las auditorias independientes brillan por su ausencia.

Avisos de seguridad

Otros artículos

Qué es un RAT y por qué es tan peligroso
Las imágenes y videos digitales pueden ser una amenaza para la privacidad
Crear un USB de instalación de Windows 11 para hardware no compatible usando Rufus
Los ciberdelincuentes se estafan unos a otros
Cómo funciona un ataque de hombre en el medio
¿Apple te rastrea más de lo que piensas?
¿Es necesario un firewall de terceros en Windows?