Blog

Doxxing: qué es y cómo puedes evitarlo

Doxxing: qué es y cómo puedes evitarlo

Doxxing significa publicar información privada en línea sobre una persona con el miserable fin de acosarla, humillarla o intimidarla.Esta infame practica ha destruido la reputación de cientos de seres humanos y en ocasiones puede causar ansiedad junto con otros graves problemas de salud, y en casos extremos incluso la muerte.

El doxxing y el ciberacoso a menudo van de la mano, aunque el doxxing también ha sido utilizado de manera controvertida, por periodistas sin escrúpulos en busca de historias morbosas de dudoso interés publico.

No es un fenómeno nuevo, se remonta a la cultura hacker de principios de la década de 1990, pero está ganando popularidad y eficacia, impulsado en parte por las redes sociales.

La información utilizada en los ataques de doxxing generalmente se obtiene de fuentes públicas o semipúblicas: registros de sitios web, registros de WHOIS, perfiles de redes sociales, búsquedas en internet, bases de datos masivas de información financiera reunidas por agencias de calificación crediticia etc.

En algunos casos, la información se consigue con medios más siniestros como la piratería o la ingeniería social.

Este tipo de prácticas muchas veces se amparan en el anonimato.

Es mucho más fácil ser cruel si no tienes que enfrentarte el dolor de tus víctimas, o sufrir otro tipo de consecuencias  porque nadie sabe quién eres.

En muchos sentidos, el doxing podría clasificarse como una práctica de escrache virtual.

Quién está en riesgo de sufrir Doxxing

Cualquier persona que interactue con otras en línea está teóricamente en riesgo de ser vilipendiado.

A menudo sin previo aviso, y sin haber hecho nada para desencadenarlo o provocarlo.

En los últimos años, mediante esta práctica se ha acusado de crímenes a personas que eran perfectamente inocentes.

Quizás el ejemplo más trágico fue el suicidio de Sunil Tripathi quien fue acusado falsamente de estar involucrado en los atentados del maratón de Boston por investigadores aficionados en Reddit.

Posiblemente pienses que no eres famoso o famosa, y que no tienes nada que ocultar, pero cuando se trata de lidiar con trolls y otros matones de patio que puedes encontrarte en internet, no es prudente ser negligente con los datos personales.

Una controversia con el usuario equivocado en una red social puede derivar en una escalada de acusaciones falsas y propiciar una campaña de odio.

Incluso una publicación viral en un blog, o una discusión en un foro, podría ser suficiente para atraer la atención de un desaprensivo, que no tiene porque ser necesariamente un pirata informático.

Muchas víctimas de este tipo de ataque, han tenido que eliminar todas sus cuentas en línea, y en los casos más graves, incluso mudarse de domicilio, porque alguien reveló en la red su dirección postal y número de teléfono.

Es mejor prevenir que curar. Puedes usar las redes sociales de la forma más discreta posible, y al registrarte en sitios web, es una buena idea evitar crear nombres de usuario que puedan vincularte con tu vida real.

Cómo protegerse contra el Doxxing

En un momento en que los datos personales son cada vez más accesibles, las personas malintencionadas pueden recopilar información sobre nosotros para acosarnos, hacernos chantaje o intentar dañar nuestra reputación.

Cuidado con lo que subes y publicas en internet

Una vez que algo se sube a internet, es prácticamente imposible eliminarlo. La primera regla es ser parco a la hora de compartir datos personales e información privada.

Si subes una foto a tu muro de Facebook, o haces un comentario en Twitter y luego te arrepientes y lo borras, podría ser demasiado tarde.

Cualquiera puede haber hecho una captura de pantalla y hacer circular este contenido por páginas web y foros fuera de tu control.

Los sitios de redes sociales son una mina de oro para las personas tóxicas y los doxxers. Si usas este tipo de sitios, es posible que desees ajustar a tope tu configuración de privacidad. Al menos, tu perfil nunca debería ser público.

Si sientes la necesidad de dejar comentarios en los sitios web nunca ingreses datos personales que puedan revelar tu identidad, ni inicies sesión con tus cuentas de redes sociales

Utiliza una VPN

Una red privada virtual (VPN) nos brinda privacidad y anonimato en línea al crear una red privada a partir de una conexión pública a Internet.Las VPN enmascaran nuestra dirección IP  para que nuestras actividades en línea sean prácticamente imposibles de rastrear.

Evita que los sitios que visitamos recopilen información personal sobre nosotros, incluido nuestro proveedor de servicios de internet.

También es muy útil contra los piratas informáticos que se dedican a interceptar redes WiFi.

Es importante utilizar una VPN de buena calidad, evitando ciertos servicios gratuitos y cualquier empresa que mantenga registros de nuestra actividad, ya que sería peor el remedio que la enfermedad.

Utiliza un navegador como Tor Browser

El navegador Tor, es una versión modificada de Mozilla Firefox diseñada para mantener el anonimato en línea.

Oculta la identidad del usuario y protege el tráfico web de las formas más comunes de vigilancia.

Tor también se puede usar para evitar la censura en ciertos países y el seguimiento de la actividad de navegación por parte de los proveedores de servicios de internet.

Manten el sistema operativo y las aplicaciones actualizados

Los delincuentes siempre están buscando todas las formas posibles de instalar malware, generalmente con el objetivo de capturar datos personales, información bancaria y contraseñas.

Los sistemas operativos y los programas desactualizados a menudo tienen vulnerabilidades que hacen que el software malicioso sea mucho más fácil de instalar,muchas veces incluso sin la intervención del usuario.

Por eso es crucial contar con todas las actualizaciones de software para parchear las vulnerabilidades conocidas.

Si Microsoft ya no da soporte a tu versión de Windows, es hora de cambiar a una más actual, o instalar una distribución de GNU/ Linux.

Este sistema operativo es libre y gratuito y tiene distribuciones fáciles de utilizar, como por ejemplo Ubuntu que requiere de una curva de aprendizaje mínima.

Precaución con las aplicaciones para teléfonos móviles

No es ningún secreto que las aplicaciones para teléfonos móviles y las extensiones del navegador recopilan datos personales, a menudo sin el conocimiento o consentimiento del usuario.

De vez en cuando, hecha un vistazo a las aplicaciones instaladas en tu teléfono y elimína las que no utilices o las que pidan permisos excesivos para poder funcionar.

Por ejemplo, una app para hacer fotografías necesitará permisos para acceder a la cámara y a la galería, pero no a nuestra agenda de contactos o al teléfono, para poder realizar y recibir llamadas.

Revisa las extensiones del navegador

Del mismo modo, revisa las extensiones del navegador con frecuencia, y deshazte de las que no necesites o no reconozcas.

Muchos programas tanto gratuitos como de pago, instalan extensiones en nuestro navegador muchas veces de forma silenciosa.

Limita la información que proporcionas a los sitios en línea

Muchos sitios solicitan datos personales y de contacto.

Si solo planeas utilizar el servicio temporalmente, sería aconsejable limitar la información que proporcionas, y si necesitas registrarte de forma puntual en un sitio web en el que no confías, no dudes en mentir como un bellaco.

Los servicios de correo electrónico desechable, protegen tu dirección de correo real de ataques de phishing y spam.

Existen servicios de terceros especializados como JustDeleteMe que pueden ayudarte a limpiar tus perfiles en línea y eliminar datos de registro en sitios web, redes sociales y motores de búsqueda.

Evita a las personas tóxicas

Para sentirse satisfechos los trolls necesitan audiencia, por lo tanto lo más inteligente es ignorarlos, aunque hay quien piensa que esto les da el poder de silenciarnos.

Pero incluso los moderadores de sistemas de comentaríos, muchas veces se ven impotentes ante estos personajes, que cambian de cuenta cada vez que son denunciados y expulsados.

En cualquier caso, darle cuerda a un Troll es caer en su juego.

Si sospechas que alguien está actuando de mala fe, simplemente ignóralo. ¿Perderías tu tiempo discutiendo con un gilipollas que solo intenta provocarte? ¿Te pondrías frente a un saco de mierda y te dedicarías a gritarle?

No pierdes nada al elegir no interactuar.

¿Qué piensas?

¡Envianos tus comentarios!

Temas:
También te puede interesar
Detecta actividades sospechosas o no autorizadas utilizando Sysmon

Detecta actividades sospechosas o no autorizadas utilizando Sysmon

Sysmon es una de las herramientas casi imprescindibles para todos aquellos...

Cómo reconocer y evitar las estafas de soporte técnico

Cómo reconocer y evitar las estafas de soporte técnico

Una estafa de soporte técnico es una forma de fraude perpetrado mediante...

Algunas aplicaciones de Fleeceware todavía pululan por Google Play Store

Algunas aplicaciones de Fleeceware todavía pululan por Google Play Store

Fleeceware, es un término acuñado por la empresa de seguridad Sophos que fué la...

Qué es Smishing y cómo protegerse

Qué es Smishing y cómo protegerse

Probablemente estés familiarizado con el phishing, donde basicamente un estafador...