Blog

¿Debería preocuparme por las prácticas de privacidad de Google?

¿Debería preocuparme por las prácticas de privacidad de Google?

Cuestionar a Google por su posición sobre la privacidad es algo bueno, ya que debemos ser conscientes de que la mayoría de grandes empresas tecnológicas aprovechan nuestra información como parte de su modelo de negocio. 

En este sentido, no somos ingenuos: ninguna empresa ofrece algo gratis a cambio de nada.

Y por muy popular que sea la narrativa actual sobre temas de privacidad, si queremos utilizar servicios de forma gratuita, (y a veces incluso pagando), tenemos que sacrificar parte de nuestra vida privada..

En palabras de Jean-Jacques Rousseau: «hago un trato contigo enteramente a tu costa, y enteramente para mi beneficio, que observaré mientras me plazca, y que observarás mientras me plazca».

En cualquier caso, la recopilación de datos, puede llegar a generar una desconexión entre las empresas y las personas (ellos nos llaman usuarios).

Sobre todo si no explican de manera clara, y comprensible, como lo hacen, porque, y para qué.

Cualquier cosa conectada a Alphabet puede estar recopilando datos sobre nuestra actividad y preferencias.

Este modelo de negocio existe desde hace décadas y muestra como los servicios nunca son realmente gratuitos, y posiblemente Google sepa más sobre nosotros que nuestras parejas.

El modelo de negocio de Google se basa en usuarios y clientes. Los datos de los usuarios se monetizan a través de sus diversas plataformas de publicidad, donde los anunciantes (clientes) pujan para mostrar sus anuncios.

Cuando iniciamos sesión en nuestra cuenta de Google, pueden recopilar toda una serie de información.

  • El historial de búsqueda y los comentarios que hacemos en YouTube.
  • Los términos introducidos en su motor de búsqueda.
  • Los lugares en los que hemos estado utilizando Google Maps.
  • Las preguntas que le hemos hecho al Asistente de Google.
  • Las noticias que hemos leído en Google News.
  • Nuestros hábitos de compra a través de Google Pay.
  • Información sobre elementos cercanos al dispositivo como, por ejemplo, puntos de acceso wifi, antenas de servicio de telefonía móvil y dispositivos con el Bluetooth activado.
  • Actividad en sitios web y aplicaciones de terceros que utilizan sus servicios

Esta información se utiliza para crear perfiles, que luego usan para hacer coincidir nuestros hábitos con los anuncios que veremos en internet.

Google, pueden recopilar toda una serie de información

Así es como la empresa puede ofrecernos servicios gratuitos como Gmail, Search Console, Google Chrome, Google Analytics, Street View, Google Docs, etc., de los cuales también extraen datos de uso.

También su propio buscador, que, posiblemente, es el más utilizado para navegar por internet.

Incluso muchos expertos en seguridad informática (y también algunos ciberdelincuentes), utilizan los famosos comandos de búsqueda de Google Dorks, para obtener información.

Si navegamos sin haber iniciado sesión, todavía pueden recopilar toda esta información:

  • Dirección IP.
  • Actividad del sistema.
  • Fecha, hora y URL de referencia de las solicitudes.
  • Datos sobre interacciones entre aplicaciones.
  • Tipo de navegador y las extensiones instaladas.
  • Tipo de dispositivo.
  • Número de versión de la aplicación.
  • Sistema operativo.

Y cotejando algunos de estos datos (excepto la dirección IP) ni siquiera una buena VPN puede evitar que a largo plazo identifiquen nuestro dispositivo.

identificación de dispositivo

En la imagen superior podemos ver parte de las huellas digitales dejadas por nuestro navegador.

Google podría hacer bastante más en cuestiones de privacidad

Google sabe que la gente quiere más privacidad. De hecho, considera esta demanda como un riesgo empresarial.

Pero ofrecerla equivaldría a reventar su modelo de negocio.

En 2022, Alphabet (la empresa matriz de Google) ganó 224.000 millones de dólares gracias a la publicidad (casi el 80 % de sus ingresos totales).

Sin duda, los datos personales de sus usuarios alimentan directamente estos ingresos publicitarios.

Seguramente les sale más a cuenta eso, que ofrecer servicios sin publicidad basados en suscripciones de pago.

Aun así, la empresa, en su política de privacidad, intenta ser bastante clara a la hora de exponer públicamente, lo que hace con los datos que recopila, y la forma en que lo lleva a cabo.

Pero nosotros no tenemos forma de saber si esto se ajusta a la realidad. Que sepamos, nunca se ha publicado ningún dato verificable de forma independiente.

¿Deberíamos preocuparnos por las prácticas de privacidad de Google?

Por supuesto que sí, pero sin ponernos paranoicos.

Muchos blogs afirman que  Google ha creado una red de vigilancia sin precedentes en la historia de la humanidad.

Los más bizarros, incluso hablan de violación sistemática, del contenido de nuestros correos electrónicos de Gmail.

Si bien la mayoría de las personas que difunden estas teorías creen genuinamente en ellas, otros las propagan de forma interesada.

Pero nos parece un discurso bastante exagerado.

Es posible que mediante el uso de inteligencia artificial u otros métodos, Google lea los encabezados de nuestros correos electrónicos.

Nosotros estamos convencidos de que es así.

Puede que les sirva, entre otras cosas, para saber que compras realizamos en línea, pero también para luchar contra el spam.

En cualquier caso, hay que ser jodidamente ingenuos para pensar que van a ofrecernos toneladas de servicios de primer nivel de forma gratuita.

Utilizar los servicios de la compañía de Mountain View (o los de Microsoft o Yahoo), no es precisamente la mejor opción para preservar nuestra privacidad.

A estas alturas, afirmar lo contrario, equivaldría a vivir en un mundo paralelo.

Pero siempre y cuando estemos bien informados de lo que sucede con nuestros datos, y podamos tener un control razonable sobre todo el proceso, estaremos en condiciones de limitar la cantidad de información que recopilan.

Gestionar nuestra privacidad

Las cuentas de Google, tienen un apartado que contiene las políticas de privacidad aplicadas por la empresa, así como la opción Revisión de Privacidad, desde donde es posible revisar y ajustar toda una serie de parámetros.

Incluso podemos gestionar nuestras preferencias sobre los anuncios que queremos que se muestran en Google, y en los sitios y las aplicaciones asociadas.

También podemos ver casi toda la información que Google ha recopilado sobre nosotros en la página Mi Actividad.

Sí, nos parece excesiva, demasiado personal, o simplemente no queremos que permanezca allí, la podemos eliminar.

También tenemos la opción de configurar este apartado para que se elimine automáticamente pasado cierto tiempo.

Gestionar nuestra privacidad

Incluso si no tenemos cuenta en la compañía, podemos gestionar lo que compartimos mediante diferentes extensiones de terceros como Decentraleyes o Privacy Badger.

Nadie nos obliga a utilizar Google. Todo se reduce a nuestras necesidades y nivel de comodidad. 

Es posible que nos sintamos incómodos con el enfoque de Google y optemos por una alternativa menos centrada en la recopilación de datos, como Brave, DuckDuckGo, o lo que sea.

O que de forma consciente e informada estemos dispuestos a sacrificar «un poco» de privacidad a cambio de poder utilizar los servicios de Google.

  • Siendo sinceros, todos los que poseen un dispositivo con Android, tienen (aunque no necesariamente) una cuenta de Google.
  • La mayoría de páginas web utilizamos Google Analytics y Google Search Console.
  • Y sin lugar a dudas, Google es el motor de búsqueda más utilizado en el mundo.
  • Por no hablar de Google Earth o Google Street View.
  • También existen muchos blogs (incluso algunos dedicados a la privacidad) creados con la tecnología de Blogger.

Pero no hemos de olvidar que, en ambos casos, no estamos tratando con ONG, sino con empresas con ánimo de lucro, y su objetivo, es obtener beneficios, mediante diferentes modelos de negocio.

Por lo tanto, incluso si un servicio afirma proporcionar una privacidad de primer nivel, debemos investigar un poco para saber donde nos estamos metiendo.

No sea que huyamos del fuego para caer en las brasas.

Temas:

Avisos de seguridad

Archivos del blog

Otros artículos

¿Puedes ser estafado en WhatsApp?
Algunos teléfonos Android pueden ser pirateados simplemente conociendo su número
Cuál es la diferencia entre la Deep Web y la Dark Web
Como usar wifi publico con la mayor seguridad posible
¿Tu software antivirus te está espiando?
Ransomware:qué es y cómo evitarlo