Blog

¿Vas a comprar un ordenador usado? Comprueba de que sea seguro

¿Vas a comprar un ordenador usado? Comprueba de que sea seguro

¿Por qué pagar un pastón por un ordenador nuevo cuando puedes comprar uno de usado y bastante más barato? Puedes encontrar fácilmente un equipo que te interese en eBay, o en tiendas de segunda mano, y no tiene por qué ser necesariamente lento, estar infectado por malware o tener un hardware de la edad de piedra.

Normalmente, un ordenador de menos de tres años, a no ser que lo hayan tratado a patadas, acostumbra a estar bastante bien.

Incluso puedes encontrar alguno con un procesador Intel Core i5 o i7 de décima generación, o más nuevo

Muchas veces suele tratarse de dispositivos reacondicionados, lo que normalmente ayuda a prolongar su vida útil.

Además, al reducir los desechos electrónicos, podemos mitigar los impactos negativos del cambio climático y proteger la biodiversidad.

A la hora de comprar un PC de segunda mano, ten en cuenta que está previsto que Microsoft termine con el soporte para Windows 10 el 14 de octubre de 2025.

En cualquier caso, si la compra se ha realizado a través de un profesional, siempre vamos a tener el derecho a exigir una garantía.

Si al empezar a utilizar el ordenador detectamos cualquier tipo de incidencia, siempre nos quedará la opción de devolverlo y recuperar nuestro dinero.

En el caso de compra y venta entre particulares, la cosa es un poco más complicada.

Pero, ¿qué pasa con la seguridad?

La mayoría de ordenadores usados, o reacondicionados, adquiridos en una tienda, acostumbran a ser seguros.

Es poco probable que un comerciante te venda un PC o un portátil repleto de troyanos, registradores de teclas, software espía o puertas traseras.

Por lo tanto, antes de ponerlos a la venta, acostumbran a revisarlos y normalmente, como mínimo, llevan a cabo un restablecimiento de fábrica.

Particulares

Pero, por otro lado, no es imposible que un particular ignore el hecho de que está ofreciendo una máquina infectada, porque el mismo estaba siendo pirateado sin su conocimiento.

Otro problema con los vendedores particulares es que la copia de Windows instalada en la máquina no es genuina, y ha sido activada con cosas como KMSAuto, KMSpico, etc., y, en este caso, puedes tener problemas para recibir actualizaciones.

Por lo tanto, si optas por comprar un ordenador usado en lugar de uno nuevo, lo más sensato es saber de donde viene y quien lo ha utilizado, es decir, conocer al propietario.

Si lo compras a un desconocido, solicita el recibo del dispositivo.

Si el vendedor puede entregarlo, entonces puedes estar seguro de que es el legítimo propietario.

En caso de ordenadores portatiles, eso último es fundamental ya que son más susceptibles de proceder de algun robo.

Por si acaso, tiene sentido tomar algunas precauciones.

Supongamos que has comprado un ordenador con Windows 10 o 11.

Si la primera vez que lo enciendes, aparece una pantalla que te guía a través de la personalización de Windows, en la mayoría de casos significa que el vendedor restableció el sistema operativo a su estado de original, borrando todos los archivos y reinstalando el sistema operativo.

Probablemente, también dejo una partición de recuperación, para poder reinstalar el sistema operativo, en caso de que tenga algún fallo en el futuro.

Esto lo hacen muchos vendedores, tanto profesionales, como particulares, que llevan a cabo las mejores prácticas.

Al fin y al cabo, las personas preocupadas por su privacidad y seguridad, antes de vender un dispositivo, acostumbran a borrar todos los datos (contraseñas, cuentas de redes sociales, archivos, imágenes, etc.)

Pero, ¿qué sucede si al encender el dispositivo, se inicia el sistema operativo junto con un montón de aplicaciones y archivos?

Esto no suele ocurrir, pero a veces, puede que el dueño anterior, haya sido lo suficientemente incauto para dejar archivos personales, o sus contraseñas almacenadas en algún navegador web.

Y sin lugar a dudas, vender un PC con el contenido del disco duro intacto, es una pésima idea.

Para evitar cargar con programas maliciosos, problemas de malware, y otros imponderables, lo mejor es restablecerlo de fábrica

Si el PC ejecuta una copia de Windows original, y cuenta con una partición de recuperación, no tendrás demasiados problemas para hacerlo.

Probablemente, no la necesites, pero es muy recomendable buscar la clave de licencia de Windows que tiene 25 dígitos, y anotarla en algún sitio. La manera más sencilla de ver la clave de Windows es utilizando un programa de terceros como Windows Keyfinder.

El restablecimiento reinstala Windows, pero primero te permite elegir si deseas conservar los archivos o eliminarlos.

  1. Selecciona el botón «Inicio», ves a «Configuración» ⇾ Actualización y seguridad   ⇾ Recuperación.
  2. En «Restablecer este PC», selecciona «Comenzar».
  3. En las opciones que aparecen tienes que elegir «Quitar todo»

En función de la cantidad de archivos, esta operación puede tardar una o dos horas, pero dejará el ordenador como recién sacado de la caja.

Una vez que Windows está «casi como nuevo», puedes hacer lo siguiente

  • Ejecuta Windows Update para instalar las últimas actualizaciones del sistema operativo.
  • Asegúrate que tanto Microsoft Defender, como el Firewall de Windows están activados y funcionando.
  • Si lo prefieres, también puedes instalar un software de seguridad de terceros y analizar todo el PC.

Conclusión

Comprar un ordenador usado puede ser una excelente manera de ahorrar dinero, pero requiere diligencia para asegurarse de no heredar los problemas de otra persona.

Realiza siempre una verificación exhaustiva:

Dependiendo de la edad del dispositivo, en un futuro no muy lejano, podrías enfrentarte a problemas de compatibilidad con software y hardware más nuevos.

  1. Busa un procesador Intel Core i5 o i7 de décima generación o más reciente (Core i5 o i7, seguido de un número de 10000 o superior).
  2. También puedes buscar un procesador AMD Ryzen de las series 3000, 4000, 5000 o 7000.
  3. Evita procesadores Intel Core de octava generación y anteriores, así como procesadores AMD de la serie A. incluso pueden tener problemas para admitir funciones básicas de Windows 10.
  4. Necesitarás un mínimo de 8 GB de memoria, pero verifica si se puede ampliar a 16 GB.
  5. Asegúrate de tener toda la documentación, cables, etc.
  6. Puede ser que el ordenador venga con Windows 10 instalado. En este caso verifica que puede actualizarse a Windows 11.
  7. Nunca compres un PC con Windows 7 u 8. Ya no reciben actualizaciones de seguridad.
  8. Si presenta algún daño físico (grietas, abolladuras, etc.) debes evitar comprar el dispositivo. Esto puede indicar posibles daños internos que pueden afectar su funcionamiento.

Si no te sientes cómodo con los aspectos técnicos, considera buscar otra cosa.

Avisos de seguridad

Otros artículos

Cómo intentar recuperarse de un ataque de ransomware
Empieza la cuenta atrás para Windows 10
Que es el rociado de contraseñas
Que es el modo incógnito o privado del navegador
El auge del phishing mediante deepfakes
Qué es la publicidad maliciosa y cómo eliminarla
Cómo desintoxicarse de las redes sociales sin perder el contacto con el mundo