Blog

 herramientas de terceros para acelerar y optimizar Windows 10

¿Son realmente necesarias herramientas de terceros para acelerar y optimizar Windows 10?

A menudo, cuando hablamos con un técnico en informática sobre cómo proteger nuestro ordenador contra el malware, la mayoría nos dirán que junto a un programa de seguridad es conveniente instalar también alguna aplicación de mantenimiento para optimizar el PC.

De hecho, muchas suites de seguridad ofrecen como un valor añadido toda una série de utilidades complementarías como un analizador del disco, un actualizador de drivers, un limpiador de datos privados, un destructor de archivos, una herramienta para liberar espacio en disco etc.

Es cierto que algunas de estas herramientas incluidas en los programas antimalware suplen ciertas carencias de Windows 10, como por ejemplo la falta de una utilidad que verifique si el software instalado en el PC está actualizado, o un destructor seguro de archivos.

Hoy en día, la mayoría de los agujeros de seguridad se encuentran en programas de terceros obsoletos o sin parches de seguridad.

AVG TuneUp

Pero en líneas generales, este tipo de programas tuvieron más o menos sentido cuando Microsoft Windows carecía de muchas funciones que ahora ya vienen integradas con el sistema operativo.

A no ser que todavía estemos utilizando Windows 7 u otras versiones anteriores, hoy en día, las herramientas administrativas del sistema son suficientes para llevar a cabo la mayoría de estas tareas.

Por otra parte, muchas personas que instalan este tipo de programas podrían estar haciendo más daño que bien a su máquina.

Puede parecer muy comodo optimizar el PC con unos clics del ratón.

Pero la realidad es que casi nadie sabe lo que hacen estos programas, ni que modificaciones realizan.

Es casi como dejar que un desconocido trastee en las entrañas de tu máquina.

Algunos programas, después de analizar el sistema, encuentran una cantidad ingente de optimizaciones y ofrecen aplicarlas siempre y cuando se pague por la versión profesional.

En el mejor de los casos, trás pagar, no implementarán ninguna mejora notable en el sistema, pero al menos no causarán ningún estropicio.

Otros son directamente una estafa que no sirve para nada, o causarán estragos en el PC.

Ciertos programas, más o menos conocidos, aprovechan para distribuir adware, monitorizar los hábitos de navegación del usuario o recopilar información sobre la configuración del equipo, su hardware y el software instalado.

En cualquier caso, hay que tratar este tipo de utilidades con precaución y leer reseñas independientes antes de usarlos.

Lo que está muy claro, es que no vamos a convertir un un PC con una CPU Intel Atom y 2 GB de RAM, en un Intel® Core™ i7 mediante el uso de estas herramientas.

Que un PC vaya más o menos fluido depende en gran medida de su hardware.

Borrar el historial del navegador y las cookies

Una de las características principales de estas herramientas, es que afirman proteger nuestra privacidad al borrar el historial de búsqueda y las cookies del navegador.

La realidad es que estas funciones de privacidad ya están integradas en los principales navegadores, sin que haga falta ejecutar software de terceros.

Por ejemplo, en Google Chrome, se puede automatizar fácilmente.

  • Haz clic en el menú y después en Configuración.
  • Desplázate hacia abajo y haz clic en Configuración Avanzada.
  • En el grupo Privacidad y seguridad pulsa en la opción Configuración del sitio.
  • En las nuevas opciones desplegadas localiza la categoría Cookies.
  • En las opciones disponibles activa el interruptor de la línea Guardar datos locales hasta que salga del navegador.
  • Esto garantizará que los datos locales, el historial de navegación, las cookies, y el caché, serán eliminados de forma automática cuando cierres el navegador

Esta configuración se encuentra disponible en casi todos los navegadores modernos, y su operativa es similar.

Limpiadores del Registro.

Un limpiador de registro es un software cuyo propósito es limpiar el registro de Windows y mantener el sistema libre de errores mediante la eliminación de elementos obsoletos y redundantes.

  • Extensiones de archivos.
  • Controles ActiveX.
  • ID de clase e ID de programas.
  • Desinstaladores, DLL compartidas.
  • Iconos y rutas de aplicaciones.

Los limpiadores del registro, pese a servir de poco, eran muy populares hace años, cuando la memoria del disco de un ordenador era muy limitada y cada milímetro de espacio contaba.

Pero la realidad es que cualquier cosa sobrante en el registro (por ejemplo, restos de desinstalación de programas) ocupa una cantidad insignificante de espacio.

No son ejecutables ni archivos de imagen, video o audio.

Se trata simplemente de texto.

Además, Microsoft nunca ha recomendado utilizar limpiadores de registro, ni ha desarrollado los suyos propios, principalmente porque no quiere que los usuarios sin experiencia jueguen con este elemento del sistema operativo.

Puede sonar un poco paternalista por su parte, pero un solo error al eliminar una clave podría dañar todo el sistema.

Si es peligroso para un usuario sin experiencia modificar el registro, ¿por qué permitir que una aplicación de terceros determine que claves o entradas son innecesarias?

Tampoco existe ninguna evidencia de que los limpiadores del registro aceleren Windows, ni mejoren nada.

Deshabilitar programas de inicio innecesarios.

Otra característica promocionada por la mayoría de este tipo de aplicaciones es su capacidad para acelerar el tiempo de inicio de una máquina.

Lo consiguen reduciendo la cantidad de aplicaciones que cargan al arrancar Windows.

Pero esto, puede hacerlo uno mismo, de forma muy fácil, y sin necesidad de tener que instalar nada.

Basta con, pulsar de forma simultánea las teclas Control+Alt+Supr (o Control+Alt+Esc) para acceder al Administrador de tareas.

Deshabilitar programas de inicio innecesarios

Una vez dentro, hay que desplazarse al menú Inicio para ver las aplicaciones que se cargan cuando se inicia Windows y deshabilitar las que no queremos que lo hagan.

Como puedes ver, es muy fácil revisar y deshabilitar las aplicaciones que no deseas que se inicien mediante esta herramienta que ya está integrada con Windows 10.

Limpieza de archivos basura - Liberar espacio en disco

Otra cosa que estos programas prometen es eliminar archivos basura del sistema operativo.

Según sus autores vaciar regularmente los archivos que no necesitas acelerará tu ordenador.

Eliminando archivos puede que ganes un poco de espacio en el disco duro, (sobre todo si se trata de restos de actualizaciones del sistema, que pueden llegar a ocupar gran cantidad de gigabytes) pero no necesariamente hará que tu ordenador funcione más rápido.

Microsoft introdujo una nueva característica en Windows 10 (con Creators Update versión 1709) llamada Storage Sense (Sensor de Almacenamiento.)

Storage Sense puede eliminar datos en tres ubicaciones diferentes.

  1. Los archivos temporales que ya no se utilizan.
  2. Los archivos de la Papelera de reciclaje.
  3. Los archivos de la carpeta Descargas.

Para habilitarlo:

  • Haz clic en el menú Inicio y escribe Configuración.
  • Abre el menú Configuración.
  • Haz clic en Sistema y luego en el panel de navegación izquierdo pulsa en Almacenamiento.
  • Una vez allí, a aparecerá la herramienta Sensor de Almacenamiento o Storage Sense.
  • Activa la función Storage Sense o Sensor de Almacenamiento.

Sensor de Almacenamiento

También podemos cambiar varios ajustes de la herramienta como la periodicidad de los borrados, limitarlos exclusivamente a cuando el sistema detecte poco espacio libre en el disco, además de poder realizar el borrado de forma manual siempre que queramos.

Windows también cuenta con otra herramienta nativa llamada Liberador de espacio en disco.

Para acceder a ella, se pueden escribir las palabras «Liberador de espacio en disco» en el cuadro de búsqueda y pulsar sobre la aplicación cuando aparezca.

Otra opción es ir a Inicio -> Herramientas administrativas de Windows -> Liberador de espacio en disco.

Esta herramienta incluida con Windows puede borrar rápidamente varios archivos del sistema pero algunas cosas, como los Archivos de instalación de Windows probablemente no deberían eliminarse.

Estos archivos ESD se utilizan para restablecer el PC  a su configuración predeterminada de fábrica.

Si eliminas estos archivos, tendrás mucho más espacio en el disco, pero no podrás restablecer tu máquina en caso de un fallo del sistema o una infección de malware.

Optimizar el disco duro

Con el tiempo, un disco duro mécanico puede comenzar a funcionar con menos eficiencia debido a la fragmentación en el sistema de archivos.

Para optimizar el rendimiento del disco, puedes usar la herramienta incorporada en Windows 10 sin necesidad de instalar programas de terceros.

A diferencia de los discos duros mecánicos que sí necesitan ser desfragmentados para organizar los archivos, en los SSD se consigue el efecto contrario.

Si tenemos Windows 10, lo más fácil y rápido para encontrar la marca y modelo de nuestro disco duro es abrir el administrador de tareas de Windows, ir la pestaña rendimiento y seleccionarlo.

Disco duro

El optimizador de disco de Windows reorganiza los datos fragmentados para que los discos y las unidades puedan funcionar de forma más eficaz.

Para ello, sigue estos pasos.

  1. Haz clic en el botón Inicio .
  2. En el cuadro de búsqueda, escribe Desfragmentador de disco.
  3. Ejecuta la utilidad desde la lista de resultados.
  4. Una vez ejecutada, en Estado actual, selecciona el disco que desees desfragmentar.
  5. Para determinar si es necesario o no desfragmentar el disco, haz clic en Analizar.
  6. Si se te solicita una contraseña de administrador o una confirmación, escribe la contraseña o confirma la operación.
  7. Cuando Windows termine de analizar el disco, puedes comprobar su porcentaje de fragmentación en la columna Ultima ejecución.
  8. Si es superior al 10 %, es recomendable desfragmentar el disco.
  9. Si este es el caso, haz clic en Optimizar.

A parte de hacerlo de forma manual, también puedes programar análisis periódicos.

Desfragmentar el disco duro

En función del tamaño y el grado de fragmentación del disco duro, el proceso puede tardar varios minutos o unas horas.

Actualizar controladores en Windows 10

En general, no recomendamos actualizar los controladores de hardware (si no está roto, no lo arregles) a menos que tengas un buen motivo para hacerlo .

Pero si por alguna razón, deseas actualizar los controladores de tu PC huye de los programas de terceros.

Ve directamente a la fuente.

Descarga los drivers de los sitios web oficiales del fabricante de hardware o deja que Windows Update haga el trabajo por ti.

Las actualizaciones de controladores para Windows 10, junto con otros drivers para muchos dispositivos como adaptadores de red, camaras web, teclados, monitores, impresoras y tarjetas de vídeo, se descargan automáticamente y se instalan a través de Windows Update.

Si todo funciona bien, probablemente ya tienes los controladores más recientes, pero si te gustaría actualizar manualmente o volver a instalar un controlador, haz lo siguiente:

  1.  En el cuadro de búsqueda de la barra de tareas, escribe administrador de dispositivos y luego abrelo.
  2. Selecciona una categoría para ver los nombres de dispositivos y luego haz clic con el botón derecho en el que quieres actualizar.
  3. Selecciona Buscar software de controlador actualizado automáticamente.
  4. Selecciona Actualizar controlador.

administrador de dispositivos controladores windows 10

Si Windows no encuentra un controlador nuevo, puedes intentar buscar uno en el sitio web del fabricante del dispositivo y seguir sus instrucciones.

Reinstalar el controlador de un dispositivo.

En el cuadro de búsqueda de la barra de tareas, escribe administrador de dispositivos y luego abrelo. Haz clic con el botón derecho en el nombre del dispositivo y selecciona Desinstalar.

Reinicia el PC. Windows intentará reinstalar el controlador.

Conclusión

Las herramientas administrativas de Windows también se pueden usar para realizar una prueba de la memoria, administrar aspectos avanzados de usuarios y grupos, formatear discos duros, configurar servicios de Windows, cambiar cómo se inicia el sistema operativo, configurar la política de seguridad local, y mucho más.

Dedicándole algo de tiempo, puedes hacer que tu PC funcione lo más rápido posible dentro de las posibilidades de su hardware.

Todo ello sin necesidad de tener que instalar programas de terceros, y además, trasteando Windows con cuidado (por ejemplo creando un punto de restauración del sistema) aprenderas más sobre el funcionamiento de tu ordenador.

Etiquetas:
Mostrar el formulario de comentarios