Blog

Qué es una granja de clics y porque no hay que confiar en todas las reseñas en línea

Qué es una granja de clics y porque no hay que confiar en todas las reseñas en línea

Imagina que estás comprando en línea y encuentras el producto perfecto. Aún mejor, todas las reseñas de otros clientes dicen que es una maravilla. Inmediatamente, agregas el artículo al carrito y realizas el pago. Pero cuando el producto llega a tu domicilio, resulta que es disfuncional. Entonces, ¿Cómo es posible que esa infame basura haya obtenido una clasificación tan brillante?

Las razones podrían ser varias: has tenido la mala suerte de recibir un producto defectuoso, o los usuarios que lo habían clasificado como excelente, tenían un criterio bastante dudoso.

Pero lo más probable es que hayas confiado en las reseñas falsas procedentes de una Click Farm.

Este tipo de fraude está creciendo exponencialmente porque las personas confían en la cantidad de descargas, en el caso de una app, y en calificaciones y reseñas antes de adquirir un producto en línea.

Cualquier cosa con millones de descargas y una calificación alta genera más confianza y, por lo tanto, seguramente tendrá más probabilidades de ser vendida o instalada.

Por lo menos hasta que se descubre el pastel.

Redes sociales

Del mismo modo, el marketing utiliza influencers como imagen de marca, basándose en la popularidad que estos obtienen en diversas publicaciones, sobre todo en Instagram y otras redes sociales.

En consecuencia, estas personas harán todo lo posible por tener relevancia y, los más desesperados, recurrirán a lo que haga falta para conseguir seguidores, aunque sean falsos.

Usuarios dando likes a una influencer

Algunos influencers incluso serían capaces de caminar sobre una viga del campo de exterminio de Auschwitz, donde murieron más de un millón de personas, posando con un bolso de marca, solo por unos cuantos me gusta en Instagram.

Todo vale para conseguir patrocinios de las marcas

Google Play Store

Otro caso típico es la nueva app que acaba de aparecer en Play Store, y en apenas 24 horas de vida, ya acumula cinco estrellas y cientos de valoraciones positivas.

En el mejor de los casos, puede tratarse de una buena aplicación cuyos desarrolladores utilizan estas prácticas cuestionables para influir en los posibles compradores.

Pero también puede ser una inmundicia disfuncional repleta de adware y spyware, o que no tiene ninguna utilidad.

Los desarrolladores de aplicaciones maliciosas también pueden utilizan granjas de teléfonos inteligentes para poder aumentar el número de instalaciones con el fin de darles una apariencia de legitimidad.

Qué es una granja de clics

Básicamente, una granja de clics es un grupo de trabajadores esclavos con salarios bajos dedicados a pulsar en enlaces publicitarios, descargar aplicaciones dudosas, otorgar likes falsos en redes sociales, o escribir reseñas positivas en páginas de venta en línea para aumentar la popularidad de un producto o una aplicación.

Algunas empresas sin escrúpulos también recurren a estos servicios para insertar críticas negativas en las revisiones de los productos de la competencia.

Imaginemos una habitación llena de personas sentadas frente a cientos de ordenadores o teléfonos móviles, realizando tareas repetitivas durante las 24 horas del día en un sistema de dos turnos.

¿Por qué funcionan?

Las redes de bots como Hydra siempre ha sido la forma más fácil de generar tráfico de clics.

Pero estos trabajadores pueden hacer tareas específicas que los bots no pueden hacer:

  • Completar captchas.
  • Descargar aplicaciones de la tienda de Google.
  • Publicar comentarios en formularios.
  • Registrarse para obtener cuentas en los sitios.

Acostumbran a crear cuentas mediante un generador de nombres aleatorios y usando correos electrónicos falsos o desechables.

¿Cómo evitan ser descubiertos?

Para evitar ser detectados por los sistemas de las tiendas en línea tienen que cambiar de cuenta constantemente y no pueden utilizar la misma plataforma de manera reiterada, ni con demasiada frecuencia.

También acostumbran a emplear servidores proxy para cada cuenta y de este modo enmascarar las direcciones IP de los dispositivos.

¿Dónde se ubican?

Las granjas de clics generalmente se encuentran ubicadas en países con escasa regulación en materia laboral como por ejemplo Indonesia, Tailandia, Filipinas, Kazajistán y Armenia.

Pero también pueden ser parte de la economía sumergida con trabajadores remotos en todo el mundo que realizan esta actividad desde la comodidad de sus hogares para ganar un dinero extra y libre de impuestos.

¿Quiénes son sus clientes?

Suelen ser contratadas por personas físicas o empresas con el fin de aumentar sus ventas, inflar sus estadísticas publicitarias u obtener relevancia en redes sociales.

También por desarrolladores de aplicaciones maliciosas o infames que quieren aumentar el número de descargas de sus creaciones con el fin de darles una apariencia de legitimidad.

¿Quién dudaría de una app para Android que tiene más de un millón de instalaciones?

¿Son ilegales las Click Farms?

En principio, hacer clic en «Me gusta» en distintas publicaciones de redes sociales, descargar aplicaciones, copiar y pegar comentarios, o hacer reseñas falsas sobre un producto no infringe la ley.

La verdad es que no existe una legislación contra las granjas de clics en ningún país del mundo.

Se han dado casos de redadas en granjas de clics, donde las autoridades han conseguido cerrar el chiringuito y arrestar a los responsables.

Por ejemplo hace algo menos de dos años la policía de Tailandia detuvo a tres ciudadanos chinos en Bangkok y confiscó una gran cantidad de tarjetas SIM y casi  500 teléfonos móviles.

 

Pero curiosamente no se les acusó por operar una granja de clics y fueron arrestados por otros delitos como no contar con permiso de trabajo, contrabando de teléfonos móviles y usar tarjetas SIM no registradas.

En cualquier caso, está mal visto, e incumple los términos de uso y las políticas de compañías como Google o Amazon que intentan combatirlo mediante algoritmos y comprobaciones para encontrar patrones que detecten el engaño.

Cómo detectar el fraude

La verdad es que las revisiones son necesarias para que los vendedores menos conocidos promocionen sus productos, ya que pocas personas se arriesgaran a comprar algo en línea con un número bajo de reseñas.

Por otra parte, el hecho de que una reseña sea pagada por el propio fabricante, tampoco significa necesariamente que un producto tenga que ser malo.

En eso se basa la publicidad con la que intentan formatearnos el cerebro cuando intentamos ver algo en televisión.

Pero hay que tener cuidado con las estafas.

En primer lugar, si ves una gran cantidad de reseñas que otorgan a un producto o servicio cinco estrellas, deberías sospechar.

Incluso los mejores artículos pueden llegar a obtener reseñas más bajas: todos tenemos opiniones, necesidades y gustos diferentes: lo que puede ser una maravilla para unos, puede no serlo tanto para otros.

Hay que buscar el término medio: una calificación de tres estrellas es más realista.

Por otro lado, no tiene demasiado sentido que una aplicación se haya descargado casi dos millones de veces de la tienda de Google y solo tenga cien reseñas.

Examina bien las reseñas

¿Contienen muy pocas palabras?

¿Usan la misma sintaxis o una similar para todos los productos?

¿Son demasiado genéricos en sus opiniones?

Los trabajadores de las granjas de clics a menudo copian y pegan los comentarios para acelerar todo el proceso.

Esa pobre gente trabaja a destajo, y no van a invertir demasiado tiempo en disertar sobre las ventajas de un producto que realmente desconocen.

Sus críticas positivas suelen ser demasiado entusiastas, pero no son específicas, ni  se complican demasiado la vida entrando en detalles.

Mira las fotos de los usuarios

Las reseñas falsas procedentes de las click farm, rara vez incluyen imágenes de los productos porque cuanto más tiempo dediquen sus trabajadores a promocionar un artículo, menos dinero ganarán.

Esta gente va por faena y no están para demasiadas florituras.

Pero si bien algunas fotos subidas por los clientes a plataformas como Amazon pueden tener cierta calidad, siempre deben ser caseras y no parecer demasiado profesionales.

Prevención

Muchas plataformas en línea hace años que están tomando medidas para combatirlas.

Pero las granjas de clics modernas, sobre todo las asiáticas, se han vuelto extremadamente sofisticadas.

Entienden cómo funcionan los algoritmos de las principales plataformas y utilizan tácticas para evitar ser prohibidas o detectadas.

Solo estando atentos y aplicando una cierta dosis de escepticismo evitaremos ser estafados.

Informar sobre las reseñas falsas también puede ayudar: la mayoría de los servicios como Amazon y Google brindan a los usuarios formas de marcar comentarios como potencialmente fraudulentos.

¿Analizadores de reseñas?

ReviewMeta es un verificador que analiza las reseñas publicadas en Amazon para mostrar una calificación basada únicamente en opiniones contrastadas.

Fakespot es una herramienta similar que también funciona en Walmart, Best Buy y eBay.

Pero tenemos ciertas reservas en cuanto a la objetividad de este tipo de aplicaciones, ya que sus conclusiones pueden ser subjetivas, e incluso llegar a cuestionar nuestras propias reseñas y revisiones.

Por lo tanto, no debemos depositar una confianza ciega en esas herramientas.

Temas:

Avisos de seguridad

Air VPN - The air to breathe the real Internet

LibreOffice

Otros artículos

¿Son realmente necesarias herramientas de terceros para acelerar y optimizar Windows?
Por qué los servicios de proxyware son potencialmente peligrosos
Juice Jacking: cómo se pueden piratear teléfonos móviles mediante estaciones de carga públicas
Los ciberdelincuentes están usando ChatGPT para engañar a las víctimas
Aplicaciones gratuitas para auditar redes WiFi
Meta usa tus datos para entrenar IA
Cómo descargar torrents de forma segura