Blog

Qué es el catfishing y cómo puedes detectarlo

Qué es el catfishing y cómo puedes detectarlo

Las formas de relacionarnos han cambiado mucho en las últimas décadas, para bien y para mal.Ahora es relativamente fácil conocer (es un decir) a alguien interesante, pero el aumento de las citas en línea también ha reactivado una vieja estafa llamada catfishing.

Catfishing es una estafa donde alguien asume una falsa identidad para seducir o engañar a un extraño en Internet.

A veces el perpetrador es solo una persona solitaria o llena de complejos que piensa que su verdadera personalidad no es lo suficientemente buena y se inventa otra.

Pero también hay desaprensivos que buscan atrapar a otras personas para que les entreguen dinero, u otro tipo de prestaciones.

Los pedófilos y otros depredadores también pueden hacerse pasar por adolescentes para mantener relaciones con menores.

A parte de conseguir imágenes o videos de contenido sexual, pueden llegar a convencer a sus objetivos para atraerlos a una cita en persona sin la supervisión de los padres.

Esto puede ser extremadamente peligroso porque podría acabar en abusos sexuales o incluso secuestro.

Pero esto, es otra historia.

Cómo saber si una persona que has conocido en línea es un estafador

Estos estafadores tienen su coto de caza principalmente en rincones de Internet, como por ejemplo determinadas salas de chat o páginas de contactos en busca de personas vulnerables, con carencias afectivas o deprimidas que buscan que alguien las valore, o necesitan iniciar desesperadamente una relación.

Pero no hace falta haber sufrido una crisis emocional o estar pasandolo mal, para convertirnos en una víctima potencial.

Utilizando perfiles irresistibles, pueden acercarse a cualquiera en sitios como plataformas de citas en línea o redes sociales.

La única forma en que podemos protegernos de estos embaucadores es conocer sus pautas de comportamiento ya que su modus operandi puede revelarnos pistas.

Tiene escasos amigos o seguidores y no interactúa practicamente con nadie

Si conoces a alguien en un sitio web de citas o en las redes sociales desplázate a su perfil de inmediato.

La mayoría de los estafadores tienen perfiles falsos que están bastante logrados para parecer reales. Puede ser difícil detectar una falsificación, a menos que sepas lo que estás buscando.

  • Revisa su lista de amigos. Si tienen menos de diez, es un síntoma bastante claro de que se trata de un perfil falso.
  • También es conveniente verificar la fecha en que se creó dicho perfil.
  • Si la antiguedad de la cuenta es de solo unos días antes de producirse el contacto, probablemente deberías sospechar seriamente de sus motivos.
  • Si siempre habla del mismo tema (religión, política etc.) no interactua con ningún amigo o contacto, y da la sensación de no ser alguien con una vida social razonable: sospecha.

Si coinciden dos o más de estos factores, casi seguro que se trata de un estafador.

Evita reuniones y sesiones de Skype

Si has estado chateando durante cierto tiempo con una persona, es natural que si las circunstancias lo permiten, desees reunirte fisicamente para tomar una copa o un café.

O por lo menos, planificar un video chat en línea para conocer mutuamente vuestro aspecto físico y hablar en tiempo real.

Sin embargo, si esta persona parece estar esquivándo estas opciones, es hora de considerar muy seriamente la posibilidad de que no sea quien dice ser.

Un estafador hará todo lo posible para evitar un encuentro cara a cara.

Una característica distintiva de este tipo de personajes es aceptar con entusiasmo una reunión en persona o una videollamada, y luego en el último minuto alegar algun tipo de excusa como por ejemplo un compromiso laboral o un problema de conexión a Internet.

Su imagen es demasiado perfecta para ser verdad

Apenas podías creer tu suerte cuando iniciaste sesión en tu red social o aplicación de citas y viste a esta modelo digna de una portada en Cosmopolitan persiguiéndote de forma compulsiva.

Después de todo, es demasiado bueno para ser verdad.

catfishing

Si tu contacto en línea es excepcionalmente atractivo (o atractiva) es posible que la persona real detrás de la cuenta haya sacado la foto de algún banco de imágenes, o de la página web de una agencia de modelos.

Además, ten cuidado con las fotos o imágenes extremadamente profesionales.

Una persona que pretende conocer a otra en internet, normalmente usará una foto tomada mediante un teléfono móvil o algo similar, no contratará a Mario Testino.

Afirma que vive cerca de tu zona geográfica o que sois viejos conocidos

Otra estratagema que le encanta usar al estafador, es fingir que en su momento llegasteis a ser casi vecinos.

Es posible que afirme que vivía a 500 metros de tu casa, o que fuisteis juntos a la escuela secundaria.

No es inusual responder, pensando que te estás poniendo al día con un viejo compañero de clase, o con un vecino al que conocías vagamente, y que se fue hace años a vivir a otra ciudad.

Pero cuando empiezas a hablar, descubres rápidamente que parece no tener ni idea de cómo era el vecindario y que no teneis amigos ni conocidos en común.

Tampoco recuerda el nombre de aquel profesor que os hizo la vida imposible durante todo un curso.

Si intentas contactar con el,  seguramente diga que no tiene una dirección permanente porque su trabajo requiere estar viajando continuamente, o cualquier otra excusa.

Intenta una relación seria demasiado rápido

Aún no os habeis visto en persona ni salido a cenar, pero tu nuevo amigo en línea te está enviando declaraciones de amor, cartas apasionadas o incluso propuestas de matrimonio.

Es poco probable que alguien afirme que te ama después de dos semanas chateando y sin ni siquiera conocer tu aspecto.

Seguramente está tratando de crear un vínculo afectivo lo más rápido posible para manipularte y obtener algún beneficio, posiblemente de tipo económico.

Siempre parece necesitar ayuda

Si estableces un intercambio con alguien en línea, ten mucho cuidado con las solicitudes de dinero u otros favores.

Una cosa es practicar deportes de riesgo y prestar dinero en efectivo a un amigo de confianza, y otra muy distinta es enviárselo a alguien que acabas de conocer por internet.

Intentará manipularte alegando una enfermedad que requiere un ingreso hospitalario que cuesta un ojo de la cara, o algo similar, para que le transfieras dinero.

Otra treta muy común es decir que quiere conocerte en persona y no puede costearse el viaje.

Normalmente el dinero lo pedirá en determinados formatos como tarjetas de regalo, giros postales o cheques al portador.

Cualquier medio que no requiera tener que aportar sus datos personales para poder recibir la pasta.

Nunca lo solicitará mediante una transferencia bancaria o un ingreso en cuenta.

Si se trata de esta modelo digna de una portada en Cosmopolitan, no corras a la oficina de correos.

Sus historias parecen extravagantes o demasiado vagas

Si estás hablando con alguien en línea o por teléfono, presta mucha atención a lo que dice o escribe.

Un estafador intentará ser parco en palabras para que su objetivo hable la mayor parte del tiempo y de esta forma poder recopilar detalles sobre su vida para utilizarlos más adelante.

El villano evitará proporcionar demasiados detalles sobre si mismo, para evitar entrar en contradicciones o ponerse en evidencia en futuras conversaciones.

Nadie tiene la memoria suficiente para mentir siempre con éxito.

Hazle preguntas específicas para ver si su relato es coherente, sin llegar a aplicale el tercer grado, ya que podría tratarse de una persona real con buenas intenciones.

Las respuestas extravagantes son una pista muy valiosa para detectar un fraude: soy técnico especialista en desactivación de artefactos explosivos subacuáticos.

Por supuesto, podría ser verdad (haberlos, haylos) pero no es una profesión muy común, como medico, abogado o mecánico.

Las inusualmente vagas también: por ejemplo está explicando alguna cosa y, sin venir a cuento, se desvía del tema y acaba contando otra.

Qué hacer

Si sospechas que alguien que has conocido en línea es en realidad un depredador, puedes hacer una búsqueda inversa de imágenes en Google para ver si las fotos que te ha enviado pertenecen a otra persona.

También es posible utilizar un servicio en línea para verificar la identidad de tu supuesto amigo, pero seguramente tendrás que pagar por ello.

Una vez que hayas determinado de manera razonable que estás tratando con un estafador, corta inmediatamente la comunicación.

No le des la oportunidad de intentar convencerte, mediante rollos patateros.

Tampoco entres en una dinámica de insultos e improperios y lo mandes a tomar por el culo, o algo similar.

Simplemente deja de responder a sus requerimientos.

A continuación, guarda todos los mensajes que te haya enviado, por si es necesario presentar una denuncia, y bloquea su cuenta.

Facebook tiene un proceso sencillo para denunciar perfiles falsos. En la barra lateral del perfil en cuestión, hay una opción para poder denunciar o bloquear a esta persona

Por su parte, Twitter tiene en su centro de ayuda dos enlaces para denunciar perfiles falsos ya sean de una empresa o de una cuenta personal.

Ignoro (de verdad) si las paginas de citas online también cuentan con esta opción, pero seguramente si.

De esta forma, contribuirás en gran medida a que otras personas no caigan en la trampa.

Avisos de seguridad

Hosting Optimizado: Tu web más rápida y segura que nunca.