Blog

Por qué la copia de seguridad es tan importante

Por qué la copia de seguridad es tan importante

Tener una copia de seguridad de nuestra información más importante guardada en un medio extraible o en un servidor en la nube puede mantener nuestros datos a salvo en caso de que suceda algo inesperado como por ejemplo un error fatal en nuestro dispositivo, o un ataque de ransomware.

En cualquier caso, la pérdida de datos es una parte muy desagradable del mundo digital que puede afectarnos en algún momento.

La desaparición de archivos importantes ya sea debido a fallos de hardware, accidentes, o infecciones por malware puede generar un estrés innecesario a medida que luchamos por recuperarlos.

Por ejemplo, un fallo en el disco duro podría hacer que los datos sean irrecuperables, incluso mediante herramientas especializadas, o también podemos ser víctimas del robo o perdida de nuestro dispositivo.

Otro problema es la posibilidad de que algun tipo de malware se introduzca en nuestro sistema y borre el disco duro, o cifre nuestros archivos para pedirnos un rescate.

Por no hablar de otros eventos adversos como la rotura del dispositivo, un incendio, una inundación etc.

Los usuarios podemos realizar copias de seguridad periódicas de nuestros datos en la nube contratando un servidor externo, o utilizando unidades físicas de almacenamiento extraibles y portables como por ejemplo SSD, Pendrives, CDs, DVDs etc.

Tanto el almacenamiento en línea como mediante un medio extraíble tienen sus ventajas y desventajas y a la hora de elegir dependerá de nuestras necesidades y presupuesto.

Almacenamiento en la nube

La mayoría de los proveedores de servicios en la nube ofrecen un espacio de copia de seguridad gratuito que oscila entre 2 y 50 GB, que puede ser insuficiente en función de la cantidad de datos que queramos almacenar.

Si queremos más espacio hemos de tirar de tarjeta.

Por ejemplo, la tarifa de suscripción a Google One oscila entre 1,99 euros al mes por 100GB y 9,99 euros al mes por 2TB.

Una de las características notables del almacenamiento en la nube, es que podemos acceder fácilmente a los datos desde cualquier lugar y en cualquier momento siempre y cuando dispongamos de una conexión a Internet, lo que evita la molestia de tener que transportar un disco duro externo u otro tipo de medio extraible.

Con los servicios de almacenamiento en la nube, podemos seleccionar varias carpetas y compartirlas con quien queramos y de forma inmediata.

También es posible otorgar acceso a otras personas para que puedan editar y modificar documentos.

Los proveedores de almacenamiento en la nube han estado implementando estándares de cifrado avanzados que garantizan que nuestros datos estén seguros en todo momento.

Sin embargo, siempre existe el riesgo de que sean pirateados, sufran una fuga de datos, sus servidores caigan o suspendan el servicio sin previo aviso por lo que es recomendable elegir uno de buena reputación como Google One, Onedrive, Dropbox o iCloud.

Dispositivos externos

Los precios de los dispositivos externos para almacenar nuestro archivos han bajado y podemos conseguir una unidad de copia de seguridad de calidad con 1 TB de almacenamiento por menos de 70 €.

Además, una vez comprado, el disco es nuestro. No es necesario pagar una tarifa mensual, el mantenimiento o que  en un momento dado nos suban la tarifa.

También significa que tenemos el control de nuestros archivos y sabemos exactamente dónde están y qué sucede con ellos.

Gracias a la tecnología USB 2.0 y 3.0, almacenar datos en medios extraibles es mucho más rápido que cargar datos en la nube, sobre todo si tenemos una conexión lenta a Internet.

Por lo general un usuario doméstico a diferencia de una empresa, no necesita realizar copias de seguridad de forma diaria.

Bastará con ejecutarla una vez a la semana, por lo que no será necesario tener la unidad conectada a nuestro dispositivo todo el tiempo.

Por otro lado, los discos duros externos deben guardarse en algún lugar y transportarse, lo que representa un riesgo de pérdida, rotura o robo.

En la mayoría de los casos, conectar y utilizar un disco duro externo es muy sencillo.

Pero podemos caer en el error de pensar que solo necesitamos transferir los archivos al dispositivo sin cifrarlos.

Esto puede ser peligroso, ya que permite que otras personas accedan a nuestros datos si perdemos o nos roban el pendrive, CD, DVD etc.

Es posible cifrar las copias de seguridad mediante programas de código abierto como Veracrypt o AESCrypt, pero requiere cierta paciencia y conocimientos técnicos.

Por lo tanto, es posible que esta opción de almacenamiento no sea factible para quienes no tienen una mínima formación en tecnología de la información.

Sea cual sea el método de respaldo elegido, es altamente recomendable hacer copias de seguridad periódicas de nuestros datos.

Es mucho más facil restaurar la información original después de una eventual pérdida de datos desde una copia de respaldo, que tener que complicarnos la vida con utilidades de recuperación o pagar a un villano para que nos  devuelva el acceso a los archivos cifrados mediante ransomware.

Etiquetas:
Mostrar el formulario de comentarios