Blog

Grooming: cómo aprovecharse de los menores en la red

El grooming online: una amenaza para los menores que exige nuestra atención

Grooming es un término que se utiliza para describir el proceso calculado y gradual mediante el cual un delincuente intenta ganarse la confianza de un menor con el infame proposito de abusar sexualmente de el.

Acostumbra a llevarse a cabo de forma insidiosa mediante ingeniería emocional.

En muchos casos, las señales de que un adulto está abusando sexualmente de un menor (o preparando el terreno para ello) pueden no ser obvias.

La preparación, puede durar un período de tiempo relativamente largo, y en principio, no implica necesariamente ninguna actividad sexual.

Puede comenzar en las redes sociales,  juegos en línea, pasar a un chat privado, y en el peor de los casos acabar en un encuentro físico.

Estos depredadores son muy hábiles, y pueden intentar buscar la amistad de un menor haciendose pasar por alguien de su misma edad con aficiones e intereses comunes, usando cuentas falsas en redes sociales u otros canales de comunicación.

Sin embargo, no todos optan por ocultar su edad.

Algunos pueden afirmar que son cazatalentos de modelos, entrenadores deportivos, gamers famosos, celebridades, influencers etc.

En otros casos, también pueden usar su edad y experiencia para desarrollar una relación de tipo emocional con su víctima, sobre todo si esta tiene carencias afectivas en su hogar.

Incluso prometerle algun regalo que sus padres no pueden permitirse.

Estas tácticas tienen como objetivo intentar aislar al menor de su entorno, haciendole creer que solo el acosador entiende sus problemas y necesidades.

Una vez que se gana la confianza de la víctima, el depravado empezará a introducir en la relación conversaciones sexualmente explícitas para intentar normalizar la situación, probar los límites y explotar la curiosidad natural del menor por el sexo.

Para reducir las inhibiciones de la víctima pueden servirse de pornografía, o fotos subidas de tono de ellos mismos, animándola a que corresponda con sus propias imágenes y videos, a poder ser de desnudos o en actitudes sexuales explícitas.

Es importante saber, que es posible que el menor no comprenda que lo están preparando, y que considere que su amigo en línea es maravilloso y digno de confianza.

Algunos niños y adolescentes pueden estar en mayor riesgo debido a vulnerabilidades y discapacidades.

Por ejemplo, los niños con necesidades educativas especiales podrían estar en mayor riesgo si carecen de la comprensión y la educación necesaria para actuar de forma crítica.

Otros menores, pueden carecer de las habilidades de comunicación necesarias para requerir el apoyo de un adulto de confianza, o para utilizar las herramientas de denuncia.

El objetivo final del groomer acostumbra a ser organizar una reunión en persona con el niño o adolescente para entablar relaciones sexuales.

Si la preparación falla, pueden optar por la extorsión, y amenazar con difundir las imagenes y videos entre las personas del entorno del menor si este no accede a un encuentro cara a cara.

Señales de advertencia

Un indicador de que un niño o adolescente puede estar en contacto con un depredador en línea, es si presenta varias de estas conductas al mismo tiempo.

  • Se vuelve reservado sobre sus actividades en línea.
  • Se vuelve obsesivo por conectarse a internet.
  • Se enoja cuando no puede conectarse (más de lo normal).
  • Recibe llamadas telefónicas de personas desconocidas.
  • Realiza llamadas a escondidas.
  • Recibe obsequios por correo postal.
  • Maneja dinero que los padres no le han dado.
  • Retraimiento social: se observan cambios en la manera de relacionarse, es decir, presenta apatía o una exagerada reacción ante bromas o comentarios.
  • Alteraciones en el rendimiento escolar.
  • Explosiones de ira.
  • Puede presentar miedo a salir de casa.
  • Modificaciónes de su lenguaje corporal en presencia de adultos: cabeza baja, evita el contacto ocular, o directamente, rechaza estar en su presencia.
  •  Síntomas psicosomáticos como: dolores de cabeza, náuseas, mareos, ataques de ansiedad, lesiones físicas sin justificar o diarreas frecuentes.
  • Cambia de pantalla o apaga el ordenador cuando un adulto entra en su habitación.
  • Comienza a descargar pornografía.

Cómo prevenir el grooming

Para poder proteger a los menores de los depredadores que pululan por la red, resulta de vital importancia concienciarles para que ellos mismos puedan participar de manera activa en su autoprotección.

  • Tan pronto como el menor comience a usar las redes sociales, hay que asegurarse de que comprenda con quién debe comunicarse y con quién no.
  • Básicamente, las redes sociales sirven para conectarse con personas que ya conocen en el mundo real.
  • Las personas con las que hablan en línea puede que no sean quienes dicen ser.
  • Que configuren sus redes sociales para que el contenido publicado sólo pueda ser visto por sus amigos.
  • Nunca hay que subir fotos que puedan ayudar a identificar la zona donde viven o al colegio al que van.
  • No es conveniente agregar a gente desconocida a sus redes sociales ni aceptar sus peticiones de amistad.
  • Evitar conectarse mediante webcam con desconocidos.
  • Mucho cuidado con subir contenido a sitios como OnlyFans.
  • Lo que se sube a internet, se queda allí para siempre.
  • Si les ha pasado algo desagradable en internet, que se lo cuenten a sus padres, o a un adulto de confianza.

Si el niño da el paso de contarlo, lo primero es no cuestionarle y no echarle la culpa, ya que no la tiene. Nunca hay que borrar los contenidos que se hayan podido enviar o recibir, y en ningún caso intentar contactar con el groomer.

Hay que denunciarlo a la policía enseguida, aportando todas las pruebas posibles, e intentar borrar los rastros que el agresor haya podido dejar en la red.

La ayuda psicológica puede paliar las secuelas que le hayan podido quedar al menor y a su familia.

¿Qué piensas?

¡Envianos tus comentarios!

Avisos de seguridad

Relacionados

Proton VPN